septiembre 27, 2016

No hay fórmula mágica pero sí hay una diferencia entre decir y hacer. ¿Les ha pasado que conocen a alguien que siempre está contando lo mismo una y otra vez con muchas ganas pero no pasa de ahí?

Bueno, yo también varias veces he pasado por ahí. Además de una dosis de deseo, poner una idea en marcha no es fácil o difícil. A veces, se requiere algo de la imagen arriba y mucho valor.

(Este artículo fue el primero en diario de un freelance. Actualizado al 27 de Septiembre de 2016) 

He tenido varios "negocios" (desde adolescente), si no vendía brownies en la escuela, movía un lote de cientos de marcadores profesionales para diseño en la Universidad, diseñé bolsas, joyería, algo vendía. Siempre estaba viendo qué hacer imaginando que el día que mi profesión me diera de comer, sólo haría eso y nada más. Al trabajar en forma en agencias de publicidad sólo vi diseño, todo tenía que girar ahí.

Sigue siendo así, pero he probado cosas nuevas.

Enfocarte, mantenerte y especializarte no es tarea fácil y menos cuando pasan los años y buscas una fórmula perfecta entre me gusta lo que hago + me da dinero = a sólo quiero hacer cosas que me hagan feliz.

O bien, no me gusta lo que hago + me da dinero = ¿Debería de estar haciendo algo distinto?

Es verdad que hay momentos para todo, pero cada vez encuentro más personas que si ejercen o no su profesión traen esa chispa de hacer algo extra y sus ideas viven en el cajón.

Nadie lo sabrá hasta hacerlo ¿Cierto?

Tal vez tienes una profesión, tal vez la dejaste, tal vez vives de ella, tal vez no.

Tal vez hay un sueño recurrente en hacer "algo más" por el puro placer de construir para ti, para los demás, de emprender para enriquecerte en el más puro sentido de crecimiento personal y de pasada si es parte de tu ingreso, mejor.

Entonces, ¿Cómo comenzar un proyecto y por qué hacerlo?

Aquí unas ideas para arrancar:

 

1. TENER UNA IDEA CLARA DE LO QUE QUIERES DECIR - HACER

Esto es vital. Nadie más que tú conoce qué es tu producto, servicio o idea. He conocido a muchos emprendedores que tienen listo su producto pero no pueden aterrizar esos "intangibles" (todo lo maravilloso) que lo hacen único y especial. Es normal, uno no es experto en todo y sobre todo cuando arrancas algo nuevo. Muchas veces no somos los únicos en la categoría, nadie nos conoce o estamos haciendo lo mismo que otros, pero, ¿Qué valores extras tiene lo que tú haces? ¿Qué te hace ser especial? Hay que analizar paso a paso e ir aprendiendo sobre la marcha.

 

2. IDENTIFICAR A TU CLIENTE ES IMPORTANTÍSIMO ¿QUIÉN ES TU CLIENTE IDEAL? NO, NO ES TODO EL MUNDO

En un mundo ideal quisiéramos abrir la puerta de nuestro negocio y que todos hicieran una fila de tres cuadras para consumir nuestros productos. La verdad es, que tu cliente no es todo el mundo. Tu servicio o producto es para alguien muy particular, ¿Qué gustos tiene?, ¿Qué hace?, ¿Por qué compraría tu producto? ¿Qué lo motiva?. Estoy segura que si analizas muy bien esta parte será más fácil definir quién quieres que te compre y qué puedes decirle.

 

3. NO TIENES QUE SER UNA MEGA EMPRESA TRANSNACIONAL PARA ORGANIZAR UN PLAN DE NEGOCIOS EN PAPEL

Abrir tu página de internet, sacar ahorros debajo del colchón, buscar socios, pensar en el nombre de la empresa (esto es horrible) ¡Estoy empezando y tengo mil cosas por hacer!. Lo sé, pero antes de pensar de qué color será la silla de nuestro escritorio estilo vintage post- moderno o el color de la entrada del negocio, hay hacer un documento con el planteamiento de tu proyecto y sus necesidades. Toma tiempo pero vale la pena hacerlo, te ayuda a organizarte. Escribir las ideas y tu plan de negocio te da estructura. 

Confieso que en mi experiencia personal y lo que he conocido de otros casos, no siempre se da al pie de la letra, ese documento o "plan maestro" va cambiando cuando te pones en marcha pero ¡organiza el caos del inicio!

 

4. ANALIZA, RECURRE Y CONFÍA EN UN PROFESIONAL QUE TENGA LA EXPERIENCIA Y ESTILO QUE BUSCAS

Busca, investiga que hacen los demás y pide ayuda en tu proyecto. Algunas veces queremos hacer todo nosotros para ahorrar, pero delegar las áreas que no son de nuestro conocimiento o investigarlas con los demás hace que nuestras ideas fluyan mejor y vayan tomando forma.

 

5. LOGRA UNA BUENA IMAGEN, NO SÓLO ES DISEÑO, ES LO QUE QUIERES QUE CREAN - VEAN DE TI

Si hablo como diseñadora me daría vuelo definiendo el diseño y el por qué si o si es un diferenciador. Pero por lo pronto no le daré tantas vueltas a esto. Puede ser un producto o servicio extremadamente bueno pero su exterior no comunica la maravilla de lo que realmente es, o bien, no tiene ninguna magia oculta pero hay una competencia del tamaño del universo y eres el valiente que estará dentro de ella. ¿Cómo lograr un espacio?, ¿Cómo lograr que te vean?. Aquí es donde el diseño sumado a otros esfuerzos hacen su papel.

 

6. POR ÚLTIMO: NO IGNORES EL LLAMADO A LA AVENTURA. COMIENZA CON TU SUEÑO HOY

¿Por qué hacerlo? dejaremos 30 o más razones para otro post.

Tal vez estás en este momento leyendo tus redes sociales con un café en la mano o este artículo imaginando cómo empezar. Pero ahí está, esa chispa y deseos de arrancar está esperando a que la dejes brillar, de lanzarte a la aventura y poner acción a tus ideas.

Los retos generan crecimiento en muchas áreas. Nos prueban, nos confrontan y nos hacen más independientes. Tener un proyecto profesional o personal que nos genera satisfacción y crecimiento, vale la pena.

Para mi, buscar un desarrollo y equilibrio completo como mujer no ha sido tarea fácil. Pero cada vez que siento que puedo hacer algo más por mi desarrollo y crecimiento personal tomo lápiz, papel y empiezo una y otra vez.

 

*Imagen vía Istock y modificada en diseño por mi.

septiembre 07, 2016

Si tienes o has tendio un producto a la venta o prestas servicios profesionales, seguramente has escuchado qué es la imagen de marca. Más que un logotipo de concurso, tiene que ver con todos los atributos visibles y no visibles que tu imagen proyecta en cada esfuerzo que hace. 

Cuando vas a emprender es muy común enfocarse horas en el enamoramiento del producto o servicio (esto es sumamente importante, necesitamos de altas dosis de deseo que nos mantenga andando).

Pero muchas veces dejamos al final la parte visual o tratamos de darle soluciones rápidas; total, "mi prima sabe un poco de Corel y le mueve a la computadora"

 

agosto 15, 2016

El perfeccionismo en diseño es una habilidad que puede ser un valor, pero en la vida diaria, a veces cobra caro la factura. Esta es mi experiencia:

Lo sé, siempre lo supe. Mi mayor deseo era lograr una sensación de libertad e independencia. Pasaría varios años de empleada pero siempre con el deseo latente de ser independiente, ese sería mi método, según yo, casi perfecto.

Estaba muy equivocada.


VOLVER ARRIBA